Dieta mediterránea

Dieta mediterránea

Famosa por ayudarte a controlar tu peso corporal y bienestar físico. Tiene su origen en los países cercanos al mar mediterráneo. Fundamentalmente es un patrón alimenticio muy frecuente en países como España, Italia y Grecia. Consiste en preferir los vegetales, frutos secos y carnes blancas sobre las carnes rojas y alimentos procesados.

Un ingrediente clave es el aceite de oliva. Con alto contenido de vitamina E y polifenoles es capaz de reducir el nivel de colesterol LDL (colesterol malo). Con el tiempo tu sistema cardiovascular te lo agradecerá.

Esta forma de alimentarte es tan buena que la UNESCO la reconoce como uno de los elementos de la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Además, se debe tener en cuenta el consumo de al menos dos litros de agua diarios. Esto lo debes adaptar a tu edad, actividad física y el clima del lugar d onde vives.

Claves que debes tomar en cuenta:

Utiliza aceite de oliva crudo. Si lo expones al calor del sartén se convertirá en grasa saturada y esto es malo para tu salud.

La mitad de tu plato debe ser fibra. Vegetales, frutas o legumbres. Debes consumir al menos 5 raciones de estos alimentos diariamente.

Aprovecha la energía inmediata de los cereales, pastas y arroz. Deben acompañar tus platos todos los días en moderada cantidad.

Preferir carnes blancas sobre las carnes rojas. Obtendrás proteínas de excelente calidad y reducirás el consumo de grasa animal.

Acompaña este hábito alimenticio de ejercicio siempre. Al menos, 30 minutos de ejercicio adaptado a tu edad y condición de salud diariamente.

Regístrate con tu correo electrónico si deseas recibir noticias y las entradas más recientes de nuestro blog.